El Socialismos y Nacionalismo son contrapuestos

No será que no os lo digo:¡España se puede romper!Por aquí por mi tierra murciana y hace la tira de años, había un pueblo: El Algar.Por el valle del Guadalquivir, estaban: Los Tartesios.Creo que si no eran hermanos, si eran familia.Íberos, celtas, fenicios, griegos, cartagineses, romanos, suevos, vándalos, alanos, godos, visigodos, ostrogodos, árabes, ingleses, franceses, etc.Estos sin contar con los de Atapuerca, Burgos.Cada cual se puede quedar con el linaje que más le guste.Yo soy Rodríguez, o lo que es lo mismo: Hijo  de Rodrigo. Luego soy Rubio; del árabe: Al Rubí, el que tiene el pelo rubio. Debo ser mezcla de centro-europeo y moro.Si me remonto a mi árbol genealógico:Paterno:Carrasco, Martínez, Oliva, Aznar, etc.

Materno:Fenollar, Balsalobre, Ballester, Lara, etc.…Cuando oigo hablar de patrias, se me erizan los pelos; y es que casi siempre esto lo suelen decir los vendepatrias.Las fronteras, son una serie de rayitas, puntitos y crucecitas que ponen a su gusto algunos en los mapas; luego los otros y como borregos luchan hasta la última gota de su sangre por lo que queda dentro del conjunto. Y ahora, vayamos a la historia contemporánea y los siglos XIX y XX.El siglo XVIII, no sin razón, fue denominado “el de las luces”. Los filósofos del XVIII hablaron de lo universal. Como contraposición al “Siglo de las luces”, llegó el siglo XIX que fue el de las sombras. Si en el XVIII se habló de lo universal, de la mano de los románticos del XIX, se habló de lo local. Nacieron los nacionalismos en el primer tercio del siglo XIX. Esto dio pié a la reunificación de lo que hoy conocemos como Alemania. Y aunque no tan famosa como la alemana, también se dio la reunificación de lo que hoy conocemos como Italia.El siglo XIX español, empezó con la invasión de España por los franceses de la mano del valido del Borbón y “Príncipe de la Paz”, Godoy. Godoy, además de valido del rey, era el amante de la reina.

Luego y para defender la monarquía, España vivió un siglo lleno de guerras civiles. Estas unidas a las guerras por mantener las colonias, se llevaron por delante a los mejor que puede tener una sociedad: sus jóvenes. Sangre joven que regó los campos de España y de América.Pero en Europa se estaba dando la segunda revolución industrial y aquí no se había dado ni la primera. A decir de Pérez-Reverte: “En España no funcionó la guillotina”. Y yo agrego: Por desgracia.En las postrimerías del siglo XIX español, aparecieron los nacionalismos al tiempo que las luchas obreras.Con la pérdida de Cuba y Filipinas, España se había quedado sin su selección de fútbol gloriosa y había que llenar el hueco. Al Borbón le quedaban dos opciones: o dimitir, o aceptar un golpe de estado. Aceptó el golpe de estado del general Primo de Ribera y en 1.923, se instauró la dictadura. El general Primo de Rivera, sin saberlo, empezó a aplicar el keynesianismo; obra pública a base de endeudamiento del Estado.

Pero relanzó una España atrasada en un siglo con respecto a sus vecinos. “Ni Mussolini ni Franco: la dictadura de Primo de Rivera y tiempo”, de Ramón Tamames. Por las turbulencias de las postrimerías del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX, los nacionalismos en España no se habían desarrollado.El dictador ya no podía aguantar más y se exilió dejando en manos del rey Borbón y del general Berenguer a España. Mientras España se desangraba, el Borbón andaba viajando de balneario en balneario y teniendo sesiones con prostitutas en compañía de sus amiguetes. Tenía una sala para proyecciones cinematográficas de pornografía.Y llegó la II República Española.

Y nos vino grande a los españoles…Sin tradición democrática, cada cual pensó en arrimarle el ascua a su sardina; entonces, en vez de hacer que la II República fuera Federal como lo fue la I República Española, los nacionalistas catalanes y vascos tiraron por la calle de en medio.Luego vinieron los años grises llenos de grises.Y para rizar el rizo: “la inmodélica transición”.“Cuando 17 comen en el mismo plato y uno quiere comer aparte, es que quiere comer más”, Juan Carlos Rodríguez Ibarra.…Ahora, no está la historia; lo que hay es 17 historias distintas y ninguna verdadera.Vemos:España como pueblo soberano, no agredió a Cataluña entre 1.707 y 1.714. Dos aspirantes Borbón al trono de España: el archiduque Carlos de Austria y Felipe de Anjou, dieron lugar a las “guerras de sucesión”. Cataluña y Valencia eran partidarias del archiduque Carlos que perdió la guerra.

Fue Felipe V quien asedió a Barcelona y que tomó el 11 de septiembre de 1.714.Hoy el rey es conde de Barcelona.España, no ha sido enemiga de Cataluña.Los enemigos de Cataluña y de España en su conjunto, son otros. Son:Los salvapatrias.Fue el dictador bajito uni-huevo el que prohibió que se hablara en catalán, vasco o gallego. Pero es que el dictador, aparte de prohibir eso, prohibió la libertad en todos los órdenes.

Y para terminar:Socialismo y nacionalismo, son antagónicos; opuestos.El socialismo es lo universal en contraposición a nacionalismo que es lo local.